Obras maestras de dos “veinteañeros” –Mozart y Beethoven– en el próximo concierto de Ibermúsica
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Noticias de deportes, sociedad, economía, cultura, ciencia y tecnología en <strong>Lugo</strong> Lugo

Obras maestras de dos “veinteañeros” –Mozart y Beethoven– en el próximo concierto de Ibermúsica

Concierto para violín número 5 y Sinfonía número 1 el 15 de noviembre

Obras maestras de dos “veinteañeros” –Mozart y Beethoven– en el próximo concierto de Ibermúsica
lunes, 13 de noviembre de 2023

Dos magistrales obras de los que entonces eran jóvenes veinteañeros formarán parte del próximo concierto de Ibermúsica en el Auditorio Nacional de Música de Madrid el próximo miércoles 15 de noviembre a las 19:30. Se trata del Concierto para violín núm. 5 K.219 de Mozart, escrito en diciembre de 1775, cuando el compositor tenía diecinueve años, y la Sinfonía núm. 1 de Beethoven que inició con 29 años. Entre ambas obras se podrá escuchar Metamorphosen de Richard Strauss que, como contraste con los anteriores, la estrenó a los 82 años y es, en cierto modo, un homenaje a la Sinfonía Heroica de Beethoven.
 
Serán interpretadas por la Orchestre de Chambre de Lausanne, bajo la dirección de Renaud Capuçon, que también será el solista de violín en la primera de las piezas. El violinista francés Renaud Capuçon está firmemente establecido a nivel internacional como un importante solista, recitalista y músico de cámara. Es conocido y querido por su aplomo, profundidad de tono y virtuosismo, y trabaja con las orquestas, artistas, lugares y festivales más prestigiosos del mundo.
 
 
Una obra maestra de juventud
 
Como los otros conciertos para violín de Mozart, este es un trabajo temprano. Data de diciembre de 1775, cuando el compositor tenía diecinueve años. No se sabe para quién fue escrito, pero es posible que, entre otros, el propio Mozart lo haya tocado, ya que se decía que era un consumado violinista. Aunque Mozart como intérprete estaba asociado principalmente con el piano, también era un violinista consumado, y probablemente tenía en mente a sí mismo como solista cuando escribió los conciertos para la orquesta de su corte en Salzburgo en 1775 de la que era el concertino en ese momento.La obra tiene varias ideas sorprendentemente originales que no se encuentran en sus conciertos anteriores. Por un lado, comienza con una introducción orquestal del Allegro, pero luego entra el violín con un Adagio de sólo seis compases antes de reanudar el Allegro. Es un toque hermoso e inesperado.
 
Todos los conciertos para violín son composiciones alegres. Este último en particular no sólo es alegre, sino al menos también divertido, incluso bromista, si no provocativo. Al mismo tiempo conserva elementos musicales populares. Es el tercer movimiento el que da a este concierto su apodo, el "Concierto turco". En medio de un elegante movimiento de minueto, la música cambia repentinamente a un Allegro en modo menor, y el compás cambia, mientras el violín y la orquesta retoman lo que pretende sugerir música turca salvaje. La cultura turca disfrutó de una considerable moda en la Europa del siglo XVIII con el café turco, temas turcos en dramas y pinturas, historias populares sobre Turquía en muchas óperas y muchos gobernantes creando bandas de jenízaros para sus ejércitos. Esas bandas de jenízaros incluían no sólo instrumentos de viento ruidosos, sino también percusiones "exóticas", efectos que muchos compositores europeos imitaron para efectos especiales.
 
 
Su primera obra en Viena
 
Ludwig van Beethoven escribió su Primera Sinfonía en el último año del siglo XVIII, con apenas 29 años, y la estrenó y publicó en el primero del XIX. Este momento durante el cambio de la era clásica a la romántica es apropiado. La obra presenta signos inequívocos de tradiciones sinfónicas establecidas por dos de los nombres más importantes de la música clásica y los predecesores más influyentes de Beethoven, Mozart y Haydn, así como indicadores claros de hacia dónde llevaría Beethoven el género sinfónico en los años siguientes. Mozart y Haydn habían transformado la sinfonía de una forma de entretenimiento relativamente ligera y sencilla a algo más pesado y musicalmente más complejo. Sin embargo, el género no alcanzaría su verdadero cenit hasta que el relevo pasó a manos de Beethoven.
 
La Sinfonía nº 1 de Beethoven se estrenó junto a obras de Mozart y Haydn el 2 de abril de 1800 en un concierto benéfico que sirvió para anunciar al joven compositor y su música en Viena. En comparación con sus revolucionarias sinfonías posteriores, la Primera se escucha a menudo en los oídos modernos como sorprendentemente cautelosa, conservadora y reservada. Pero junto a las típicas formas clásicas, la instrumentación y la estructura de cuatro movimientos están los cambios repentinos e inesperados en la tonalidad, la inclusión de los clarinetes aún no estándar y el uso más prominente de la sección de viento de madera en general que apuntaba hacia el ingenio posterior de Beethoven. Aunque no siempre fue bien recibido por la crítica que por entonces escribió: "Este resultó ser el concierto más interesante que hemos tenido en mucho tiempo... y al final tuvimos una sinfonía de composición de Beethoven que demostró gran arte, innovación y riqueza de ideas; excepto que los vientos estaban sobreutilizados, por lo que era música para banda en lugar de para toda la orquesta".
 
 
54 años de buena música
 
Ibermúsica fue fundada por Alfonso Aijón en 1970, quien se propuso traer a España las mejores agrupaciones sinfónicas del mundo. Desde entonces Ibermúsica, ha evolucionado en concordancia con los tiempos conservando la calidad artística, el rigor y la pasión por el arte y la música. La institución ha trabajado durante 54 años y la relación de artistas que han debutado en España de la mano de Ibermúsica es enorme, gracias a la profesionalidad que ha sido consigna de esta casa. Asimismo, gracias a Ibermúsica se han estrenado en España numerosas obras de compositores tan relevantes como Stravinsky o Shostakovich. De la mano de Llorenç Caballero, actual Director General de la compañía, Ibermúsica sigue apostando por traer a nuestro país la mejor música con los mejores directores, solistas y orquestas del mundo en Madrid.
 
Quienes estén interesados en adquirir localidades, aún hay disponibles en: www.entradasinaem.es; tel.: 902 22 49 49 o directamente en las taquillas del Auditorio Nacional de Música.
 
Sigue a Ibermúsica en: www.ibermusica.es, en Facebook y en Twitter... y hazte AMIGO a través de su página web.

PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
Condiciones de uso - Política de privacidad - Política de cookies